30 junio, 2017

El ataque a los transgénicos o la negación del cambio climático son los nuevos ataques a la ciencia.

Compartir

Desde el tribunal eclesiástico que juzgó a Galileo para hacerle desistir de sus conclusiones experimentales, la ciencia lleva más de cuatro siglos dándose de bofetadas con los señores del lado oscuro. Visto desde hoy, cuesta imaginar por qué las teorías de Copérnico, Kepler y el propio Galileo no fueron aceptadas de inmediato por su inmenso poder explicativo. Como decía el astrofísico Carl Sagan: “Me pregunto cómo es que apenas ninguna religión ha mirado a la cienciay ha concluido: ‘¡Esto es mejor que lo nuestro! ¡El universo es mucho mayor de lo que dijeron nuestros profetas, más sutil y elegante!”.

Sagan, un inteligente físico y genial divulgador, dedicó media actividad profesional a la búsqueda de vida inteligente en la galaxia y la otra mitad a mejorar la inteligencia de los terrícolas. Luchar contra la irracionalidad es una función importante de la divulgación científica. Otro campeón de esa contienda ha sido Richard Dawkins, centrado sobre todo en desarmar a los creacionistas, con libros enteros dedicados a derribar la idea de Dios y campañas de autobuses ateos que ríete tú de los buses de la trama y de la vulva. De entre todas las irracionalidades habidas y por haber, la religión ha sido tradicionalmente el enemigo número uno del avance científico.

Ver nota completa en: http://bit.ly/2sARonu

Notas Relacionadas

Las claves de la historia de la mejora vegetal

- 15 diciembre de 2017

Más beneficios que daños con los transgénicos

- 14 diciembre de 2017

El maíz transgénico Bt y su efectividad para reducir el nivel de micotoxinas cancerígenas en comparación al maíz convencional

- 13 diciembre de 2017

¿SABES LO QUE ES UN TRANSGÉNICO? ¿Y UN GEN?

- 12 diciembre de 2017

LA BIOTECNOLOGÍA NO PUEDE CONTRIBUIR A LA RECUPERACIÓN Y CUIDADO DEL MEDIO AMBIENTE

- 11 diciembre de 2017

ADOPCIÓN DE LA BIOTECNOLOGÍA AGRÍCOLA MODERNA EN AMÉRICA LATINA Y COSTA RICA

- 8 diciembre de 2017