4 febrero, 2016

Frijol transgénico en México

Modelo de frijol (Flor de Mayo).

Nombre del autor dupla

Compartir

El grupo de la Dra. Alejandra Mora, investigadora del Instituto de Investigaciones Agrícolas, Forestales y Pecuarias (INIFAP) en Celaya, Gto. ha desarrollado un proyecto de investigación durante varios años para incidir en soluciones agronómicas, útiles al productor y a la cadena alimentaria, usando la ingeniería genética.

El frijol común es capaz de crecer en diversas regiones de México, pero hay un amplio espectro de patógenos y condiciones climáticas que merman su producción. Las enfermedades causadas por hongos son frecuentes y muy devastadoras sobre el cultivo. Una de ellas es la antracnosis, además de la roya, la mancha angular de la hoja y pudrición de raíces que pueden arruinar casi completamente las cosechas.  Los fitomejoradores han buscado fuentes de variación (resistencia) en otras poblaciones; o éstas no parecen estar en el germoplasma de frijol, o su contribución no es relevante y un mejoramiento convencional sería largo y costoso. La alternativa biotecnológica entra en escena.

Las defensinas antimicrobianas secretadas por algunas plantas, son pequeñas moléculas (péptidos catiónicos), que abaten la virulencia de varios patógenos. En el caso de los hongos filamentosos, las membranas de esporas e hifas se colapsan en su presencia y la planta permanece sana. La propuesta obvia de este grupo fue transferir genes de defensinas mejor conocidas de otra planta (del modelo experimental Arabidopsis thaliana), y probar en frijol si hay una protección contra el ataque del hongo. 

Mas allá de conocer los mecanismos de acción y otros detalles básicos de esta interacción, los biotecnólogos de frijol han tenido que resolver otros problemas aplicados como la transformación de frijol; generar el bloque de elementos genéticos modificados que tengan las capacidades de los genes vegetales funcionales; lograr que hubiera una alta eficiencia y estabilidad usando segmentos o tejidos cultivados; luego tener un protocolo para regenerar plantas completas, inalteradas y fértiles, para pensar en un desarrollo aplicado accesible. Como se usó una variedad comercial como receptora (Flor de Mayo Anita), esto ha dado posibilidad de tener un modelo que pueda brindar resultados inmediatos y significativos a nivel de campo.

Notas Relacionadas

PRESENCIA DE MAÍZ TRANSGÉNICO DE IMPORTACIÓN EN MÉXICO, 20 AÑOS DE INOCUIDAD EN PRODUCTOS DERIVADOS PARA CONSUMO HUMANO Y ANIMAL

8 noviembre, 2017

Edición de genes y genomas: ¿la nueva revolución de la biología?

9 octubre, 2017

#FuerzaMéxico

25 septiembre, 2017

Logran tomates con más antioxidantes, vitamina C y aumento de calidad nutricional

31 agosto, 2017

FORO GLOBAL AGROALIMENTARIO 2017

19 julio, 2017

“Como no hay argumentos contra los transgénicos, se los tienen que inventar”

22 junio, 2017