28 agosto, 2017

Hijos de buena madre

Compartir

La especie silvestre Brassica oleracea ha sido una muy buena madre, ya que tuvo siete descendientes, algunos de los cuales nos alimentan a diario. De ella provienen el brócoli, la coliflor, el repollo, el repollito de bruselas y otras especies menos conocidas como el colirábano, el repollo rizado (usado a veces como especie ornamental) y la berza.

Estas siete especies no existirían en la actualidad si no fuera por la acción del hombre. Así, los antiguos romanos seleccionaron una mutación natural que provoca la modificación en la estructura de las flores, dando origen a dos especies diferentes: brócoli y coliflor.

Ellos hablaban latín y las bautizaron como “coliflor”, palabra que viene de caulis (tallo) y floris (flores) y la usaban indistintamente para referirse a ambas. La palabra brócoli surgió mucho tiempo después para distinguir a la especie de flores verdes y proviene del italiano broccolo que significa retoño. En el brócoli nos comemos las flores inmaduras y en la coliflor las flores abortadas.

 

Ver nota completa en: http://bit.ly/2vjjLHg

Notas Relacionadas

Las claves de la historia de la mejora vegetal

- 15 diciembre de 2017

Más beneficios que daños con los transgénicos

- 14 diciembre de 2017

El maíz transgénico Bt y su efectividad para reducir el nivel de micotoxinas cancerígenas en comparación al maíz convencional

- 13 diciembre de 2017

¿SABES LO QUE ES UN TRANSGÉNICO? ¿Y UN GEN?

- 12 diciembre de 2017

LA BIOTECNOLOGÍA NO PUEDE CONTRIBUIR A LA RECUPERACIÓN Y CUIDADO DEL MEDIO AMBIENTE

- 11 diciembre de 2017

ADOPCIÓN DE LA BIOTECNOLOGÍA AGRÍCOLA MODERNA EN AMÉRICA LATINA Y COSTA RICA

- 8 diciembre de 2017