25 octubre, 2017

Desarrollan maní genéticamente modificado que salvaría vidas de una toxina cancerígena

Compartir

La aflatoxina es una carga oculta. Es difundida por un patógeno mortal que afecta a cinco mil millones de personas en todo el mundo, pero rara vez se menciona en los titulares. No es transportada por aves o mosquitos, sino oculta en alimentos básicos como el maíz y el maní. Los hongos comunes, como los hongos de Aspergillus que crecen naturalmente en los cultivos alimenticios, pueden producir venenos llamados aflatoxinas, que tienen efectos graves en la salud, suprimen los sistemas inmunológicos, dificultan el crecimiento en niños e incluso causan cáncer de hígado. Controlar esta amenaza fúngica con una línea biotecnológica de doble defensa ofrece la esperanza de controlar esta toxina.

Ver nota completa en: http://bit.ly/2ytW4ko

Notas Relacionadas

El Nobel Richard Roberts apela al uso de los transgénicos contra el hambre

- 24 noviembre de 2017

Estudio: Los cultivos modificados genéticamente son necesarios para la seguridad alimentaria

- 23 noviembre de 2017

PLANTAS DE TABACO TRANSGÉNICAS PARA LUCHAR CONTRA LA MALARIA

- 22 noviembre de 2017

Papa modificada para resistencia a una problemática plaga muestra resultados exitosos

- 21 noviembre de 2017

SE PRESENTÓ LIBRO DE INVESTIGADORES DE LA UNAM SOBRE MITOS DE LOS TRANSGÉNICOS

- 20 noviembre de 2017

DESINFORMACIÓN: RETO A SUPERAR EN LA PRODUCCIÓN DE TRANSGÉNICOS

- 17 noviembre de 2017