Mejor aprovechamiento
del agua

Se avecinan tiempos áridos: hoy el 75% del agua dulce en el mundo se usa en la agricultura, pero si continuamos con los patrones de consumo actuales del agua para riego agricola, se prevé que para el año 2025, 2 de cada 3 personas en el mundo vivirán en condiciones de sequía o escasez de agua. Hay incluso desperdicio por prácticas agrícolas inapropiadas, que van cambiando paulatinamente, pero sin mejoras en su aprovechamiento eficiente por los cultivos, la seguridad alimentaria estaría cada vez más comprometida. Para el 2030, se prevé un aumento del 14% en la extracción de agua para el riego en los países en desarrollo. Además, uno de cada cinco países en desarrollo se verá afectado por la escasez de agua. Es indispensable conservar mejor la humedad del suelo y los acuíferos utilizando técnicas modernas de manejo del agua y otras prácticas sustentables.

mejoraprovechamiento

En los últimos años en las zonas del norte mexicano donde surgen ríos que las irrigan, se ha visto una reducción significativa de lluvias, lo que ha ocasionado pérdidas agrícolas, disminución del nivel de presas y cambios en cultivos, temporadas y precios. Esta situación requiere mayor previsión y planeación de la agricultura usando remedios efectivos y oportunos. Una nueva generación de cultivos GM destinadas al mejor aprovechamiento del agua son una opción atractiva.

¿Cómo ahorrar agua?

El cultivo de semillas genéticamente modificadas con tolerancia a sequía y temperaturas extremas, contribuirá a la protección de los cultivos con un mejor aprovechamiento del agua de lluvia o riego. De este modo sería posible hacer un uso más racional de este recurso, contribuyendo a preservarlo para atender demandas futuras.
  • Con aportaciones tanto de la biotecnología como de técnicas de mejoramiento convencional, se han desarrollado cultivos que toleran mejor la falta de agua con estrategias complementarias (bajar la pérdida de agua por las hojas, aumentar la superficie de absorción de la raíz, retener más agua en los tejidos).
  • Ensayos con maíz GM en Estados Unidos, Chile (desierto de Atacama) e incluso en su momento en México, donde se evalúa un desarrollo del sector público nacional, han mostrado la efectividad de estas estrategias para que los cultivos resientan menos la falta de agua en períodos de sequía. El uso comercial de estas tecnologías (incorporadas en las variedades adecuadas de maíz), podrían permitir una producción suficiente con riegos moderados o con lluvias irregulares. En general, esto mejoraría la disponibilidad de agua para otros cultivos.
  • Un aprovechamiento más racional no significa sólo usar menos agua, significa producir la misma o incluso mayor cantidad de biomasa vegetal (follaje, frutos, tubérculos) con un uso más moderado del líquido. Esta perspectiva también se aplica para los nutrientes de gran demanda por los cultivos (compuestos nitrogenados, fosfatos, etcétera).
La línea de producción (pipeline) de la industria de agrobiotecnología y de varios centros de investigación mundiales, prevén generar, evaluar y comercializar semillas para cultivos tolerantes a la sequía, a la salinidad o a la acidez de los suelos en ciertos lugares, permitiendo hacer frente a los efectos del cambio climático en la producción agroalimentaria. Investigaciones recientes en instituciones públicas mexicanas podrían hacer aún más factible y accesible esta solución para cultivos como el maíz.

Pensemos a futuro… ahorremos agua