20 julio, 2017

Técnicas de mejoramiento

Compartir

Las plantas que hoy se cultivan son distintas de sus antepasados silvestres, ya que el hombre ha modificado y seleccionado sus propiedades a lo largo de más de diez mil años en función de sus necesidades. La civilización moderna basa su agricultura en agroecosistemas, ecosistemas fuertemente alterados por las actividades humanas con el objetivo de la producción agrícola, en los que la biodiversidad se ha reducido para maximizar los rendimientos multiplicando la producción de alimentos para satisfacer necesidades humanas. Muchas especies (animales, vegetales, microorganismos) que predominan en estos sistemas resultan de la selección artificial vinculada al manejo agrícola. Un agro-ecosistema es controlado con el objetivo definido de producir alimentos, y a diferencia de un ecosistema natural (como el que se encontraría en un parque nacional), es de naturaleza artificial y se encuentra en constante evolución y mejoramiento de las prácticas agrícolas. La gran mayoría de los cultivos que utiliza el agricultor en la actualidad han sido generados por el hombre por diversos métodos. Hoy, la ingeniería genética se suma a las prácticas convencionales como una herramienta más para mejorar o modificar los cultivos vegetales.

Existe gran diversidad de fenotipos en las plantas, en sus características y en sus funciones,  determinada por la variabilidad genética y la interacción de estos genotipos con el ambiente. Existen diferentes factores que favorecen la diversidad genética y la variedad de características entre individuos de una misma especie o de diferentes especies. Entre estos factores se puede mencionar la reproducción sexual y las mutaciones que aumentan la diversidad sobre la que actúa la selección natural. A esto se suma la acción del hombre que, a través de la selección artificial y la hibridación (cruzamientos selectivos) aprovecha esta diversidad y promueve la reproducción y supervivencia de determinadas especies o variedades que resultan favorables.

Agricultores y pastores han manipulado la estructura genética de las plantas y los animales desde que se inició la agricultura, hace más de 10 000 años. Los agricultores manejaron durante milenios el proceso de domesticación a través de numerosos ciclos de selección de los individuos mejor adaptados. Esta explotación de la diversidad natural en los organismos biológicos ha proporcionado los cultivos, árboles, animales de granja y peces cultivados actualmente existentes, que a menudo difieren radicalmente de sus antepasados más lejanos.

Ver nota completa en: http://bit.ly/2ufmGTZ

 

Notas Relacionadas

Biotecnología tendrá mayor impacto en salud y medio ambiente

- 20 septiembre de 2017

Trigo genéticamente modificado sin gluten apto para pacientes celíacos

- 19 septiembre de 2017

20 años de adopción continua de cultivos genéticamente modificados en el mundo

- 18 septiembre de 2017

Conoce más sobre los beneficios y seguridad de los cultivos transgénicos

- 15 septiembre de 2017

NARANJOS TRANSGÉNICOS CAPACES DE HACER FRENTE AL ENVERDECIMIENTO DE LOS CÍTRICOS

- 14 septiembre de 2017

TRANSGÉNICOS LOGRAN REDUCIR UN 18,5% EL IMPACTO AMBIENTAL DE LA AGRICULTURA ASOCIADO A LOS PESTICIDAS

- 13 septiembre de 2017